Archivos Mensuales: diciembre 2014

No Pasa Nada

Estándar

2014 ha sido un año INOLVIDABLE en toda la extensión de la palabra y con todas las interpretaciones que le quieras dar a la misma.

Un año lleno de magia, colores, sabores, retos, sonrisas, lágrimas y su GRAN lección: “No Pasa Nada”.

  • Puedes renunciar a tu trabajo porque sientes que no estás creciendo.
  • Generar abundancia a raíz de la llamada de una amiga que se acordó de lo que haces y se convierte en tu cliente.
  • Vender tu coche de forma original.
El mundo a mis pies.

El mundo a mis pies.

  • Irte de viaje a uno de los lugares más mágicos de planeta tierra: Machu Pichu.
  • Sacar un crédito para vivir pensando que gracias a “x” proyecto lo pagarás, que el proyecto nunca llegue, pero aún así confíes que el dinero llegará a ti en tiempo y forma.
  • Ir tras un sueño sin importar los precios que haya que pagar.
  • Fijarte en la persona equivocada.
  • Generarte un cuadro de gastritis severo (o cualquier otro problema de salud) por la angustia de no saber cómo cubrirás tus deudas o por temor a dar el siguiente paso.
  • Quedarte sin luz y sin gas… OBVEO al mismo tiempo, si no… ¿Cuál es el chiste?
  • Dejar tu gimnasio favorito porque no estás de acuerdo con algunas cosas.
  • Olvidarte de la dieta por un tiempo.
  • Elegir practicar yoga en un lugar lejos de casa.
  • Darte cuenta que aunque SI naciste en coche puedes moverte tranquilamente en transporte público.
  • Que tu viaje a la playa sea el mejor y el peor según desde donde lo veas.
  • Seguir besando sapos cuando prometiste no volver hacerlo.
  • Divorciarte después de una serie de “contra-tiempos”.
  • Comprometerte a algo sin saber cómo lo harás, pero saldrá.
  • Vivir de tus tarjetas de crédito.
  • Generar todo un caos en una videoconferencia.
  • Consentirte como te gusta, aunque pienses que no es el momento.
  • Alejarte de algunas amistades.
  • Decir las cosas tal como las piensas.
    Y al final de todo: ¡NO PASA NADA!

GRACIAS INFINITAS 2014 por esta maravillosa lección. Gracias a todas y cada una de las personas que me acompañaron a lo largo de este año, las que llevan toda una vida o algunos años a mi lado, las que regresaron, las que llegaron, las que se fueron. A mis lectores por sus “Me gusta”, mensajes y comentarios. A mis Ángeles que NUNCA que abandonan; a mis amigos, familia y mis cómplices del Cielo. ¡Gracias, gracias, gracias!

Me declaro lista para recibirte 2015. Que llueva amor, abundancia, bendiciones, salud, paz y prosperidad para todos. Así es, así sea. Amén!