Archivos Mensuales: junio 2013

Manual para vivir la vida

Estándar

Imagen

 

Sería maravilloso que existiera un libro que se llamara “Manual para Vivir la Vida”, pero lamentablemente no existe. La única manera de aprender es viviendo nuestra propia vida, experimentando, andando, tropezando, poniéndonos de pie, en fin… Es una tarea del día al día, un ejercicio personal, que a veces parece complicadísimo.

¿Sabes? Considero que los seres humanos insistimos en hacernos la vida complicada… Cada uno vive y crea su realidad de acuerdo a lo que aprendió en casa, y en la escuela, y con otros grupos, etc. Nos vamos formando de acuerdo a las experiencias vividas… Sin embargo llega un punto en el que descubrimos que hay algo en nuestra vida que no nos gusta. ¿Qué sucede entonces? ¿Cómo resolverlo?

 

¡Muy sencillo! Hay de dos sopas:

  • Te dedicas a echarle la culpa al mundo entero o a ti mismo.
  • Haces algo al respecto.

Si eliges tirarte al drama y hacerte la víctima porque crees que es el camino más corto, porque así lo aprendiste o simplemente porque consideras que alguien vendrá a salvarte… ¡Te tengo noticias! Quizá te funcione en un principio, pero a futuro te aseguro que continuarás dándole vueltas a lo mismo, te costará disfrutar de la vida y seguramente te sentirás infeliz.

Si decides hacer algo al respecto, tomar las riendas de tu vida y ponerte en acción: ¡Tu vida cambiará! Esta tarea quizá no resulte fácil, ya que seguramente te llevará tiempo, quizás tendrás que enfrentarte con fantasmas del pasado, momentos dolorosos, experiencias amargas, personas no queridas, en fin… Pero al final te sentirás liberado, como nuevo. Se trata de tener valor, paciencia, trabajar y ser perseverante.

Descubrir que de la única persona de la que eres y que puedes ser 100% responsable es de ti mismo es lo más hermoso y liberador del mundo. Uno no puede ir por la vida pretendiendo resolver la vida de los demás, cargando culpas que no le pertenecen.

La decisión es tuya. “El Manual para Vivir la Vida” es un libro personal que cada uno va escribiendo día a día.

¿Qué dices, te animas?

Ángeles en la Tierra

Estándar

Y aquí estoy otra vez, escribiendo unas cuantas líneas para compartirlas contigo querido lector.

Imagen

Amanecí feliz, con la música de uno de mis cantantes favoritos: Carlos Vives, pero sobretodo agradecida con la Vida. Cada día que pasa, me queda más claro que todas y cada una de las personas que nos topamos en nuestro camino es “por” y “para” algo. Sin embargo muchas veces no nos damos cuenta ni lo entendemos en el momento sino todo lo contrario, las respuestas vienen con el paso de los días, meses e incluso de los años. Y cuando llegan a ti, cuando entiendes el para qué y porqué conociste a alguien, cuando descubres que ese ser humano es un Ángel en la Tierra para ti, es MARAVILLOSO.

No sé si te haya pasado algo similar, casi segura estoy de que sí, pero quizá no lo has hecho consciente. Descubrir esos Ángeles en la Tierra que el Universo nos manda es increíble y más cuando estás abierto a la posibilidad de aprender y crecer para ser cada día una mejor persona.

Hoy tuve la gran bendición de reencontrarme con uno de mis Ángeles en la Tierra y por eso quiero lanzar un agradecimiento especial por esas personas que han venido a enseñarme, a cuidarme, a guiarme, a ayudarme a crecer, a soñar en grande, a formar parte de mi vida.

Es hermoso saber que no estamos solos, nuestros Ángeles, tanto terrenales como los del cielo, están aquí: junto a ti, junto a mí, nos cuidan en todo momento. ¡Nunca lo olvides!

 

Un GRAN descubrimiento

Estándar

Uno de esos días que mantenía una de esas interesantes charlas que suelo tener conmigo misma y pensaba, sentía, veía la naturaleza y agradecía estar viva, caí en cuenta de que en realidad en esta vida “No Pasa Nada”.

Imagen

Sí leíste bien: ¡NO PASA NADA! Puedes estar viviendo el momento más feliz o el peor de tu vida, haberte quedado sin trabajo, estar pasando por una enfermedad, que te hayan asaltado y robado tu i phone, etc. y al final: “No Pasa Nada”. El mundo sigue girando, no se detiene. Tu familia, tus amigos, tu pareja pueden estar al pendiente de ti, compartir tu sentir, escucharte, apoyarte, echarte porras, acompañarte, pero hasta ahí. La única persona que sabe exactamente cómo se siente, qué está sucediendo, cuándo terminará ese periodo eres tú. Sí, nadie más que tú puede hacer algo con lo que estás viviendo. El mundo seguirá girando, la gente continuará haciendo sus cosas, los pájaros seguirán cantando, el sol saldrá de nuevo mañana.

¡Qué fuerte! ¿No? Sin embargo, también que liberador y que enriquecedor darte cuenta que depende de ti lo que sigue, es tu responsabilidad lo que hagas con tu vida, son tus decisiones las que te llevarán a donde quieras llegar. Nadie más que tú puede poner manos a la obra y hacer “algo”, claro está en caso de que así lo quieras.

Vivimos en mundo que va de prisa, parece que los días, las horas, los minutos y segundos no son suficientes. Todo va muy rápido… 

Te invito a que te detengas un momento y pienses en esto: “No Pasa Nada”. Vida sólo hay una, así que te propongo que disfrutes cada instante y comiences… ¡A VIVIR!

Aprendiendo a vivir

Estándar

Aprendiendo a vivir

tuve que dejarte ir.

 

Aprendiendo a vivir

en esta ocasión no pude elegir.

 

Aprendiendo a vivir

mi dolor decidí sentir y dejarlo fluir.

 

Aprendiendo a vivir

volteé la vista hacia mí

y la situación dejé de resistir.

 

Aprendiendo a vivir

tengo miedo a decidir.

 

Aprendiendo a vivir

tengo mucho que decir.

 

Aprendiendo a vivir

quiero a tu lado compartir

todo lo que crecí en este tiempo que no estuve junto a ti.

 

Aprendiendo a vivir

quiero al mundo transmitir

que es posible seguir

aunque te sientas morir.

 

Aprendiendo a vivir

nunca te dejes de consentir.

 

Aprendiendo a vivir

permítete intuir.

 

Aprendiendo a vivir

nunca dejes de sonreír.

 

Aprendiendo a vivir

no dejes de vestir

tu corazón con alegría.

 

Aprendiendo a vivir

una nueva melodía

puede felicidad repartir.

 

Aprendiendo a vivir

anhelo seguir

viviendo y aprendiendo,

creciendo y compartiendo

lo que implica aprender a vivir.

 

 

Días de Aprendizaje

Estándar
  1. ImagenEn un instante la vida puede cambiar.  Vive cada minuto como si fuera el último.
  2. El AMOR INCONDICIONAL de las personas que amamos es ESENCIAL.
  3. CONFIA: todo en esta vida ocurre POR y PARA algo, aunque a veces no lo entendamos al momento.
  4. El miedo paraliza y hace sufrir, entrégalo a Dios, a tus Ángeles o en quien tú creas.
  5. La confianza en Dios tranquiliza y ayuda a continuar.
  6. Hay instantes en los que se requiere estar inmóvil, en silencio y no en acción.
  7. Valora la libertad de poder salir a la calle cuando quieras.
  8. Libertad de pensamiento: cómo es útil en los momentos complicados.
  9. La vida sigue y no se detiene: hay que continuar con nuestros planes dentro de lo posible y sin cargos de conciencia.
  10. Todas y cada una de las decisiones que tomamos en nuestra vida repercuten en algún momento. Bien, mal o neutral, pero influyen.
  11. La vida es AQUÍ Y AHORA. Dejemos de posponer nuestros sueños y decisiones, buscando “el mejor momento”. Quizá éste nunca llegue.
  12. No estás solo. Hay gente que te quiere, empezando por TODA la corte Celestial.
  13. Aún en los peores momentos hay bendiciones a cada instante, sólo es cuestión de abrir el corazón y la conciencia para reconocerlos.
  14. Todos los días se aprende algo.
  15. Da las GRACIAS por cada día, cada experiencia, por la vida: vaya que se experimenta paz.
  16. Platicar con nuestros seres queridos aliviana la carga y es sanador.
  17. Nada es para siempre.
  18. Desahógate: baila, habla, llora, escribe, trabaja, en fin cada quien tiene su manera. ¡Qué bien se siente!