Archivos Mensuales: febrero 2018

Para y confía

Estándar

Vivimos en un mundo en el que todo es rápido. Basta con apretar un botón para obtener un app, comprar unos boletos, recorrer un museo virtualmente, etc. A veces pareciera que es necesario estar siempre en movimiento, haciendo algo para que las cosas sucedan y que por más que te pones en acción, las cosas/situaciones parecen no cambiar, todo lo contrario es como si se estancaran.

¿Porqué sucede esto? No lo tengo claro aún. Lo que sí es cierto, es que de unas semanas a la fecha, pareciera que el Universo está diciéndote a gritos: “¡Para! Solo confía.”

feet-1567104_1280

Sin embargo, algo dentro de ti empieza a cuestionarte: ¿Cómo vas a detenerte? Necesitas seguirte moviendo, las cosas por sí solas no sucederán.

Y yo te pregunto… ¿Y qué tal si, sí? ¿Cómo sería hacer un alto en el camino, hacer tu pedido y enfocarte en otra cosa? Seguro hay mil y un sueños que tienes en el tintero, muchos deseos que cumplir. ¿Cómo sería invertir tu energía en todo eso que tanto anhelas, el simple hecho de tomar ese libro que aún no has terminado de leer,  en lugar de seguirte desgastado en “eso” que está atorado?

Quizá hoy sea momento de parar y confiar… ¡Déjate sorprender por las maravillas que la vida tiene para ti. Vive feliz y entregado, ve tras lo que quieres, sueña, disfruta, agradece.

Esto también pasará…

Anuncios

¿Porqué a mí?

Estándar

En este viaje llamado vida hay de todo. No es que a la gente buena le pasen cosas buenas y a la mala, malas (ojalá fuera así). No tiene que ver con cómo eres, con lo que tienes.

La vida simplemente te presenta experiencias que, si tú así lo decides, te llevarán a ser un mejor ser humano.

La elección de qué hacer con lo que te pasa, es únicamente tuya y si te preguntas ¿porqué a mí?, te compartiré la respuesta más neutral que he encontrado. Y digo neutral porque la siento libre de cualquier tipo de carga emocional…

questions-1014060_640

 

¿Porqué a ti? ¡Porque sí!

Ahora puedes empezar a hacer o dejar de hacer lo que creas que es mejor para ti, para salir adelante, para brillar con tu luz propia o bien para apagarte y ver la vida pasar, sobreviviendo.

¡Ojo! Nadie dijo que sería fácil, pero tampoco que sea imposible…

¡Ánimo, paciencia, fuerza y amor! Nada es para siempre y esto también pasará.

La cómoda desarreglada

Estándar
Imagen vía Pinterest.es

Imagen vía: pinterest.es

Cuando aprendes desde pequeño a ser organizado, cuando te enseñan que: “un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar”, resulta complicado “acostumbrarte” al desorden, y más cuando de alguna manera los desarreglos los hayas generado “inconscientemente”.

Quisieras poner todo en su sitio, pero a veces simplemente no se puede, no es tan sencillo.

Y es que la lección que quizá no te enseñaron es que en la vida, a veces las cosas, las emociones, las circunstancias se desordenan, se mueven, cambian, se transforman. Es entonces cuando toca aprender a acomodarlas de nuevo.

Es como si tuvieras una cómoda llena de cajones, pero no encontraras el lugar para cada cosa, para cada emoción, como si las prendas fueran “rebeldes”, al grado que se salen y no te permiten cerrar el cajón.

¿Qué hacer entonces? ¡Paciencia! Ha llegado el momento de aprender a vivir así, a darte chance de tener las cosas/emociones fuera de su sitio por ahora e irlas acomodando poco a poco. Recuerda: Nada es para siempre. Llegará el día en que nuevamente quepa todo en tu cómoda; seguramente habrá cosas nuevas y quizá algunos objetos hayan cambiado de cajón o ya no quepan.

Mientras ese día llega, no dejes de disfrutar cada instante, de buscar dentro y/o fuera de ti las respuestas, experimentar la paciencia, ser amoroso contigo.

Todo está y estará bien, y más si aprendes a gozar del proceso o por lo menos a no resistirlo y fluir con él.