Archivos Mensuales: abril 2014

Coincidir en algún lugar del mundo

Estándar

Hace un poco más de 10 años, un día recibí la noticia de que mi mejor amiga se iba a vivir a Alemania y la verdad, aunque me sentía feliz por ella, la idea no me gustó mucho que digamos.

Habían pasado unos cuantos años desde la muerte de mi madre y ahora la vida nuevamente me alejaba de una de las personas más importantes. ¿De qué se trataba esto? ¿Era un complot? En aquel entonces no lo entendía, sólo veía, sentía y pensaba que mis seres amados siempre me abandonaban.

La despedida no fue nada linda, de hecho recuerdo que yo desaparecí de escena antes de que la Flaca saliera rumbo al aeropuerto y de camino a casa no hice más que llorar como Magdalena, en fin… Muchos dirán que eso no es raro en mí, jaja.

Los días y meses comenzaron a pasar y ese sentimiento de extrañar a alguien, no desaparecía, al contario, cada día era más grande. Hay que recordar que hace más de 10 años la tecnología no estaba tan avanzada como ahora, ni pensar en hablar por horas y gratis o tener una video conferencia. Había que conformarse con lo que teníamos entonces, sin embargo, la vida fue buena y la trajo de regreso para pasar una Navidad. Con esa visita tuve evidencia de que no se había ido para siempre y que existía la opción de volver a coincidir.

Imagen

Una de mis fotos favoritas en Córdoba, España.

Después de este reencuentro hubo muchos más, incluso viajé por primera vez a Europa para visitarla. Lo mejor de cada encuentro fue descubrir que todo seguía como lo habíamos dejado. Claro había pasado el tiempo y gracias a él nuevas vivencias que contar, pero nuestra amistad permanecía intacta.

Ahora que vuelvo la vista atrás comprendo que la Flaca tenía que irse para crecer, hacer sus sueños realidad, encontrar el amor de su vida y simplemente porque era su elección. La mía fue quedarme, trabajar con mi persona, soñar y realizar, crecer y madurar de otra manera.

Hoy comprendo que aquello que en algún momento vi como una tragedia, se convirtió en un mundo de oportunidades. Gracias a que ella vive en el extranjero he viajado a visitarla donde esté, he conocido nuevas ciudades y además hemos compartido vivencias que quedarán guardadas para siempre en nuestros corazones.

La vida da muchas vueltas, unos van, otros vienen, algunos nos quedamos, pero cuando hay AMOR del BUENO (como lo llamo yo), cuando la AMISTAD es real y ambas partes lo desean y hacen lo suyo, TODO ES POSIBLE.

Hasta la fecha, la extraño muchísimo (aún cuando nos leemos casi todos los días) y las despedidas me siguen constando, sin embargo ahora me queda la esperanza de volver a coincidir y la certeza de que pase lo que pase nos volveremos a encontrar en algún lugar del mundo.

A veces las cosas no son como tú las habías soñado, pero créeme que como suceden son perfectas y muchas veces mejores de lo que imaginaste. ¿Cierto Flaca?

Anuncios

Con los años aprendí

Estándar

la foto.PNG-2El AMOR mueve al mundo; la vida es un juego en el que todos podemos ganar; la familia es un refugio al cual llegar cuando las cosas van de maravilla y cuando todo está de cabeza; que las amistades son aves que nos acompañan durante el viaje y que eso que llamamos decepciones amorosas son tan sólo lecciones que nos hacen crecer y amar con más fuerza.

Experimenté que un abrazo, un rico café y una plática con alguien especial son el mejor medicamento para el alma; que ser apasionada es sensacional; besar es delicioso y que la sensualidad y la sexualidad son para disfrutarlas.

Descubrí que a través de las palabras es posible acariciar corazones; que un libro te lleva a viajar por el mundo; que una actitud positiva hace la diferencia entre un buen o mal día; que la sensibilidad es una cualidad y que una sonrisa crea magia.

Comprobé que cada decisión te lleva a un lugar diferente; que la gratitud y la abundancia van de la mano; que las experiencias y las cosas no tienen que ser difíciles, sólo hay que confiar, soltar amarras y fluir.

Me di cuenta que la libertad llega por añadidura cuando te haces responsable de tus actos y la víctima desaparece; que la espiritualidad es algo en lo hay de trabajar a diariamente, ya que e indispensable para las noches de tormenta.

Comprendí que aún el momento más triste de mi existir tuvo su razón de ser; que cada día tenemos la posibilidad de volver a empezar y que quien te AMA no necesita estar físicamente pegado a ti, a veces estar en esencia funciona mejor.

Conseguí evidencia de que no hay sueños grandes ni pequeños, cada uno tiene su importancia y propio valor, simplemente es cuestión de no quitar el dedo del renglón, desearlo desde el fondo del corazón y accionar.

Pude ver que en el camino SIEMPRE nos encontramos a las personas correctas; unas están sólo por instantes, otras por un tiempo y algunas llegan para quedarse indefinidamente.

Constaté que los años no son NADA si no los pintas de mil colores e impregnas de todo tipo de vivencias. La versatilidad, espontaneidad y pasión son herramientas esenciales para lograrlo.

Viví en la oscuridad, descubrí la luz y jugando entre una y otra, decidí ver la vida como un conjunto de buenos momentos y lo demás opté por llamarlo aprendizaje. Y lo mejor fue constatar, una y otra vez, que soy la escritora de la película de mi vida y que la sabiduría para crear cada escena habitan en mí.

Hoy sigo aprendiendo a cada instante, disfruto, amo y agradezco estar aquí.

Y a ti… ¿Qué te han enseñado los años?

Escucha a tu corazón

Estándar

El arte de vivir consiste hasta donde he podido experimentar en ir tomando decisiones sobre las diferentes opciones y posibilidades que se presentan en el camino. Cada elección nos lleva a un lugar distinto y trae consigo un aprendizaje diferente.

Resulta interesante analizar como la gente va poniendo etiquetas y juzgando las propias decisiones o incluso las de los demás. Hace poco, una amiga adorada estaba en el dilema de si hacer o no un viaje. Por una lado, llevaba años soñando con él y tenía un especial deseo de llevarlo a cabo con una persona muy querida para ella. Sin embargo, había ciertos aspectos que tomar en cuenta como que no tenía trabajo, había  deudas por pagar, no estaba segura de que fuera el momento, pensaba que el mundo la vería como una inconsciente, en fin…

Finalmente decidió adentrarse en esa aventura, pero aún así dentro de ella misma existía una batalla interna: por un lado estaba feliz y emocionada, pero por el otro, se sentía como una loca, culpable (nunca entendí de qué).

Quizá ante los ojos de muchas personas lo sería, otros la verían como una inconsciente, algunos no le creerían por lo que estaba pasando, seguramente habría quienes jurarían que no tiene ni un conflicto en la vida, y así… Opciones y etiquetas las que quieran.

Lo más lindo de esta historia, es que mi amiga decidió escuchar a su corazón, tomar el riesgo, aceptar el regalo que la vida le daba y darse la oportunidad de hacer un sueño más realidad: conocer Machu Picchu.

Imagen

Moraleja: no te detengas a pensar en el qué dirán, vive y construye tu vida a tu manera, aprovecha las oportunidades que se te presentan, pero sobre todo escucha y hazle caso a tu corazón.

¡Linda tarde!