Archivos Mensuales: julio 2014

Felices 40´tas

Estándar

Todo parece indicar cambiar de una década a otra, suele traer una serie de consecuencias, miedos y con los años una variedad infinita de anécdotas.

Cuando llegas a los “tes” te sientes la “última Coca Cola” del desierto, crees que ya eres grande y mueres por comerte el mundo en un instante. El paso de los “tes” a los “tas” es diferente. Sientes que te estás haciendo viejo y da susto. Con los años descubres que en realidad se convirtieron en INOLVIDABLES 30´tas.

Pero… ¿Qué pasa cuando se acercan los 40´tas? Sabes que están por llegar o ya llegaron cuando:

securedownload

  1. Eres capaz de llegar a la “comida sorpresa” de una de tus amigas por sus 40 años con la camiseta de tu selección favorita (eso sí maquillada y manicura perfectamente hecha), mientras que el resto de las invitadas están vertidas entre casual y formal.
  2. Decides ir a un restaurante a ver la final del Mundial de fútbol y te  sientas en la barra. La cereza del pastel aparece cuando la chica de al lado se voltea y te pregunta: “¿Usted a quien le va?” y tú te quedas pensando: “pero si hace a penas 2 días me pinté las canas.” ¡Glup!
  3. Descubres que no es que ya no veas bien y que necesites lentes, lo que sucede es que las letras son muy pequeñas. Entonces aumentas el tamaño de las letras de tu celular.
  4. Te reconcilias con tus canas y comienzas a verlas como un sinónimo de experiencia y no de vejez. Incluso, hay ocasiones que hasta les sacas partido.
  5. Llegas con tus amigos a cenar a una taquería de Playa de Carmen y le pides al mesero que por favor le baje un poco a la música porque no puedes platicar.
  6. Te vistes igual que tus sobrinas y te mueres de la risa cuando todo mundo se les queda viendo como diciendo: “¿Y a estas qué les pasa?”.
  7. Disfrutas un viernes por la noche de practicar yoga y luego reunirte con los amigos a cenar.
  8. Para recuperarte de una “buena parranda” necesitas aproximadamente 24 horas en cama o tirad@ en un sillón, ingiriendo agua y jugos al mil por mil.
  9. Caes en la cuenta que la bebida nacional en un hotel “all inclusive” puede causarte estragos y prefieres pagar un extra por beber alcohol de calidad o de plano NO beber.
  10. Después de una noche de copas amaneces sin cruda por 3 razones: aprendiste a no mezclar bebidas, dormiste un mínimo de horas y/o te tomaste tu aspirina antes de irte al país de los sueños.
  11. Puedes identificar entre una noche de sólo sexo (alineación y balanceo) y cuando hay sentimientos involucrados.
  12. El plan ideal para un sábado por la tarde es sentarte en tu cafetería favorita a leer un buen libro o bien quedarte en casa viendo pelis con el amor de tu vida.
  13. Todo parece indicar que el divorcio se ha vuelto una constante entre tus amigos y conocidos.
  14. En la época de frío es indispensable salir con un “tapa-pechito” (entiéndase mascada, bufanda) para que no te de aire en la garganta y te enfermes.
  15. Entras a una tienda de ropa modernita, hipsteroide, trendy… Pasa un fulano: rastas casposas, barba larga y guarra, camiseta de tirantes cutrosa, sandalias raídas… “Mira, se ha colado un homeless en la tienda” (piensas). El tipo se acerca y muy amablemente te pregunta si estás buscando algo y te explica las ofertas en la tienda. ¡Era el dependiente!
  16. Aprendes a pasártela bien contigo mism@ y te vuelves selectiv@ con las personas que sales y con quienes compartes tu tiempo.
  17. La canción de Ricardo Arjona de “Señora de las Cuatro Décadas” toma un sentido, la cantas y la cantas desde el fondo de tu corazón.

Y así podríamos seguirnos. Si tienes una anécdota que contar… ¡Compártela!

P. D. Gracias a aquellas persona que compartieron su historia conmigo o en su Facebook y que, sin saberlo, fueron inspiración para crear estas líneas.

Anuncios