Archivos Mensuales: agosto 2016

Con los años aprendí…

Estándar
landscape-720857_640
Imagen vía: Pixabay

Con los años aprendí:

  1. A vivir cada instante al máximo, nunca sabes si será la última vez.
  2. A no reprochar las ausencias, tienen su razón de ser.
  3. A verte a los ojos para decirte todo lo que con palabras no me atrevo a expresar.
  4. A escuchar mi corazón y por él dejarme guiar.
  5. A compartir y expresar mi sentir.
  6. A decir hasta pronto, aunque aún no logro sin lágrimas derramar .
  7. A reconocer los errores y asumir la responsabilidad.
  8. A perdonarme por las malas decisiones.
  9. A respetar la distancia que a veces se da entre tú y yo.
  10. A disfrutar los abrazos.
  11. A contar en las bendiciones de la vida en lugar de lo que no está.
  12. A escuchar al amigo sin juzgar.
  13. A aceptar que todos somos únicos e irrepetibles y por tanto, actuamos y pensamos diferente.
  14. A tender la mano al que lo necesita.
  15. A perder el miedo a enamorarme pensando en lo que pueda suceder.
  16. A dejar de ocuparme por lo que piensan los demás.
  17. A que no pasa nada cuando sueltas el control y te dejas fluir.
  18. A estar en silencio para escuchar a mi niña interior.
  19. A compartir el amor.
  20. A no quedarme callada por temor.
  21. A que un: “Lo siento” a tiempo puede tu mundo cambiar.
  22. A que la gente que te ama, este lejos o cerca, siempre a tu lado estará.

La vida es así

Estándar

Finalmente, la vida es así: Un ir y venir de experiencias, sensaciones, emociones, pensamientos, ideas, sueños, deseos. Sin embargo lo más importante es estar dispuesto a vivir la vida como venga, a crear tu vida día a día, abrir tus alas y volar por tu firmamento, lo demás llega por añadidura.

Días de tristeza, quiIMG_2873zá días de nostalgia, meses y años de felicidad, lágrimas que han corrido por tu rostro capaces de llenar muchas piscinas, corazones renovados y tal vez rotos en alguna ocasión, una inesperada enfermedad, un comenzar y volver a empezar. Lo cierto es que VIDA sólo hay UNA y si no la vivimos en TODO la extensión de la palabra se nos irá entre los dedos, como ocurre con el agua.

Vive, sueña, realiza, agradece, pero sobre todo CONFIA y CREE en ti y en ese Ser Supremo, Universo o como tú lo llames. Todo llegará, todo pasará, pero por amor de Dios no te quedes sentado, inmóvil esperando a que suceda. Corre tras tus sueños y no olvides disfrutar cada segundo del camino.

Y sí la vida es así: Amor, abundancia, gratitud, luz, felicidad, tranquilidad, realización.

 

La AmistaD

Estándar

girls-462072_640

Imagen vía: Pixabay

Martes que quisiera fuera viernes. Llego a casa y me encuentro con la sorpresa de que viene mi “Musa” conmigo. Cuántos días sin verte, sin sentirte. ¡Qué emoción tenerte aquí, volver a estar juntas! No hay más, me apresuro a encender mi computadora y comenzar a escribir lo que me susurra…

Los amigos son bendiciones que llegan a nuestras vidas. Son personas que se cruzan en nuestros caminos para acompañarnos, para apoyarnos, para amarnos, para crecer. Son maestros que vienen a enseñarnos algo, seres humanos con quienes podemos compartir lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos. Incluso hay quienes se convierten en nuestras consciencias, en una especie de “Pepe Grillo” que nos van guiando, dando tips para salir de lo obscuro y llegar a la luz.

Los buenos amigos no crecen en los árboles, ni se encuentran a la vuelta de la esquina. Tampoco se forman las amistades por arte de magia. La amistad es una relación que se crea día a día, que implica amor, responsabilidad, respeto, comprensión, cuidado, conocimiento, paciencia, por mencionar algunos puntos. Es como una pequeña semilla que se siembra, a la que hay que cuidar y regar para que no se marchite, para que crezca poco a poco, se transforme en una planta y que de frutos con el paso de los años.

Ahora pienso en mis Amigos y no me queda más que agradecer a la Vida el haberlos encontrado, el que sigan a mi lado, que me aguanten, me amen, me tengan paciencia, me cuiden, me consientan, me apapachen, me escuchen, me digan mis verdades, compartan mis éxitos, fracasos y nuevos proyectos. WOW! No cabe duda que soy una mujer afortunada por poder contar con ellos.

GRACIAS a cada uno de ellos por todo lo que hemos compartido, por los años de amistad, por la complicidad, por lo que hemos aprendido, por lo que crecemos y soñamos y volamos y reímos y lloramos y volvemos siempre a empezar…