Mirar al cielo

Estándar

Mirar-el-cieloUn acto tan sencillo y que a veces parece tan complicado. No recuerdo cuándo lo convertí en una de mis actividades favoritas del día… Tomarme unos instantes y alzar mi vista al cielo. A veces buscando una estrella, otras tan solo para ver su color. Y así he descubierto que las nubes toman diferentes formas, de ángeles, caras, corazones, en fin.

Si bien es cierto que vivo en una de las ciudades más grandes del mundo, donde la contaminación es parte de la realidad, los rascacielos se multiplican, el cableado público no ayuda mucho que digamos, ni que decir de las jaulas en las azoteas, he descubierto que siempre es posible ver más allá de ello.

En efecto puede que cada día haya menos árboles y más construcciones, sin embargo si te lo propones, si te enfocas en lo verde, en lo natural, lo encontrarás. Tan sencillo como darte una vuelta por la terraza de Liverpool Insurgentes en un día soleado para disfrutar de un hermoso atardecer, caminar por esa avenida y dejarte sorprender por los hermosos rosales y las flores que puedes encontrarte en jardineras o simplemente dejarte atrapar por algunos de los árboles que aún existen en la ciudad.

Parece misión imposible, pero no lo es. Solo necesitas ver más allá, abrir tus sentidos y dejarte maravillar por esos regalos que la naturaleza nos da cada día.

¿Qué decir del cantar de los pájaros cada mañana? Si eres de los afortunados que madruga, en ese silencio, cuando el día empieza a clarear es posible escuchar a las aves silbar. ¿Y qué tal cuando sales a caminar después de una tormenta? Las hojas se vuelven más verdes, las calles huelen a humedad, a frescura, y sí también puede haber algunas que no huelan muy bien, pero te repito, depende de en qué pongas tu atención.

Con estas líneas solo quiero invitarte a ver el mundo que te rodea, la ciudad donde vives con otros ojos, quizá con los ojos de viajero. Esos que se dejan sorprender ante lo nuevo, que son capaces de encontrar formas y colores diferentes, que acarician el alma y son capaces de alegrar por unos instantes un corazón roto. Esos ojos que basta con que miren al cielo para que se enamoren y para siempre.

¡Hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s